En el barrio Bellavista, el Programa Pedagógico Orquestal trabaja con niños pertenecientes a escuelas del sector, teniendo a la fecha 170 niños y jóvenes, entre los 7 y los 18 años, divididos entre semilleros, pre orquesta y orquesta avanzada.

Los niños asisten puntualmente a la sede, bien sea antes de su jornada académica o después de ella, donde 25 profesores, les ofrecen clases de lunes a viernes de instrumento y entrenamiento auditivo.

Los días sábados y domingos se congregan los niños y niñas de la orquesta y pre orquesta para realizar los ensayos colectivos.

Entre las clases especializadas de instrumento, las prácticas, las clases de solfeo y los talleres de psicología, los niños asisten todos los días a la fundación, y se les ofrece un suplemento alimenticio como refrigerio.

En el barrio Bellavista también opera el Programa de Estimulación Musical para la Primera Infancia, con 52 integrantes entre los 2 y los 6 años provenientes de los centros preescolares del barrio y de los hogares infantiles a cargo de las madres comunitarias.

Este programa busca que las habilidades musicales innatas de los niños se mantengan, que haya mayores probabilidades de que lleguen a tocar un instrumento musical con un buen nivel, y puedan llegar a hacer parte de los semilleros, la pre orquesta y la orquesta avanzada de la Fundación Notas de Paz.

Adicional al programa pedagógico musical, Notas de Paz ha trabajado en la sistematización del modelo para poderlo replicar, en alianza con otras instituciones, en otros barrios de la ciudad donde los riesgos para los jóvenes son altos.

En los barrios de Alto Nápoles y Polvorines Alto ya operan dos proyectos de réplica del modelo Notas de Paz con 104 niños distribuidos en 2 instituciones, que aprenden a tocar instrumentos de cuerdas.

Los niños, al igual que los de Bellavista, toman clases de instrumento, entrenamiento auditivo y participan de los ensayos colectivos de orquesta.

En Notas de Paz se lleva un control trimestral de la evolución académica de los niños en sus escuelas midiendo el impacto del modelo sobre su rendimiento escolar, procurando que, en general, todos los miembros de la orquesta mantengan un buen desempeño académico.

En este control, también se evalúan la evolución musical y comportamental de los niños.

Notas de Paz adicionalmente genera espacios donde los niños pueden realizar parte de sus tareas escolares teniendo acceso a computadores con información académica. Las personas a cargo les brindan ayuda en los temas que necesiten para completar satisfactoriamente sus trabajos o les brindan refuerzo en las materias que no comprendan bien.

Una vez los jóvenes terminan su bachillerato, tienen la opción de aplicar a una beca para seguir una carrera musical.

Actualmente hay 11 becas otorgadas a estudiantes en el Conservatorio Antonio María Valencia del Instituto Departamental Bellas Artes de Cali y 1 en Tucumán, Argentina en la carrera de luthería.

Se espera poder ir aumentando este número en compañía de las empresas y padrinos que poyan la fundación.